sábado, 24 de noviembre de 2012

Fragmento. CMTVDDM

     El monitor mostraba nítidamente la imagen ampliada de un retrato antiguo y un tanto deteriorado que se encontraba alojado en el sitio web oficial del National Portrait Gallery de Londres. Se trataba de la efigie de un hombre de porte gentil que usaba un modernísimo tricornio de fieltro gris y ropas elegantes: llevaba una casaca (con grandes botones de nácar o marfil en las solapas) al tono con el sombrero, un chaleco rojo oscuro aunque opaco, chupa azul, una de esas corbatas blancas que simulaban más bien un cuello de cisne y el cabello largo recogido en una coleta. El pintor, [...]
artista desconocido según indicaba el catálogo, se había empeñado en plasmar con avidez, en oleo pintado sobre tabla (podían verse algunas de las vetas agrietadas seguramente por el paso del tiempo) enmarcado en dorado y arabescos profusos, las delicadas líneas de las facciones del joven noble y el brillante celeste clarísimo de sus ojos; se lo veía levemente sonriente, de semi perfil y con la mirada perdida en la lejanía como intentando ver más allá del horizonte lejano, hacia tierras distantes o futuros promisorios…El juego de claros y oscuros, y la iluminación vertiginosa hacían que se acentuara la idea de que el caballero del retrato era algo más que un simple noble: de él se esperarían grandes cosas. Sir William de Stonestep, indicaba escuetamente la referencia, finales del siglo XVII.

Dejo aquí un agradecimiento especial al actor Raffaello Balzo por permitirme usar su imagen en este blog.

Si lo vas a copiar, cita la fuente. Todos los derechos reservados.
Imagen de este blog: http://andreavluna.blogspot.com.ar/p/banco-de-imagenes.html

4 comentarios:

¿Me quieres dejar tu comentario?
Pasa por aquí...