lunes, 2 de enero de 2012

¿Existe la magia?

Sí. ¿Cómo es eso, Profe? Claro que existe, pero está en cada uno de nosotros creer hasta dónde puede llegar en nuestras vidas. La magia está en lo que sentimos con una caricia o un beso, con una mirada inesperada o el roce de una flor. En fin, la magia está siempre viva en las palabras que usamos para comunicarnos con los demás: su superficie auditiva o visual embellecen o afean nuestro discurso haciéndolo más dulce o más amargo, más allá de lo que queramos significar. Cuantas más palabras seamos capaces de utilizar en nuestro discurso, más tendremos el control del universo que nos rodea, incluido el amor
En las palabras de Jorge Luis Borges:
Si (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de 'rosa' está la rosa
y todo el Nilo en la palabra 'Nilo'.
Así como los antiguos magos se servían de sortilegios que sellaban con florituras en el aire que representaban sus letras ocultas, hoy nosotros sellamos nuestros destinos y el de los otros con nuestras palabras. Por eso la Literatura es liberación, es el uso del hechizo de las palabras para cambiar el mundo.

¡Sígueme!