Percepción (cuento)

martes, 14 de febrero de 2012

Ver en Divérsica
Mis recuerdos de esa tarde están en penumbra: quisiera acordarme pero parece que, por alguna razón que se me escapa, mi subconsciente no desea hacerlo. Lo cierto es que esa duda me reconcome el espíritu y me pone de bastante mal humor; por lo tanto, le he propuesto a mi mente este último esfuerzo.
A ver… ¿había luna llena?, no, llena, no… aunque tal vez eso hubiera sido lo más oportuno. ¿Para dónde apuntaba? Sí, estaba en su cuarto menguante… bien, entiendo la ironía… y el cielo estaba ceniciento y brumoso, como para llover de inmediato. Todo, todo, se veía lleno de nubosidad y fantasmagorías: las cosas se confundían las unas con las otras, y en esa incertidumbre caminaba yo, sola, por el boulevard… no era tan tarde, no estoy loca, no lo estaba, pero ese clima había hecho que oscureciera más temprano que otros días de otoño… sí, era otoño. Siluetas amorfas se movían en derredor, bajo las luces mortecinas del alumbrado público, sin saber bien a qué distancia o cuán rápido lo hacían, pero me parecieron pavorosas y furtivas. Hoy en día caminamos sin vernos a la cara: no nos interesan los otros, no me interesaban los otros. Los sonidos parecían venir de ningún lado y de todos a la vez. Y, ¿qué hacía yo ahí? Me parece que regresaba a casa después del trabajo… pero no me acuerdo bien cuál era ese trabajo ni siquiera si alguien me esperaba; no recuerdo todavía pero sé que lo haré. Había mucha gente, sí, y no hacía tanto frío: tan sólo esa sensación de humedad molestando en los huesos, y en la ropa. Seguí andando no sé bien por cuánto tiempo, hasta que me di cuenta de que no había nadie más...

Una garúa tenue como las luces ahogadas de la calle comenzó a mojarme la cara: recuerdo que pensé lo mal que me vería en cuanto se me corriera el maquillaje, o lo bien que me vería bajo la lluvia junto a un hombre alto y apuesto como en las películas románticas con caballeros y princesas o en las fotos cursis de las tarjetas de enamorados. Me estremecí ante una posible presencia rondando cerca de mí. Yo temblaba, pero no de miedo… aprendí que no solo temblamos de miedo, o de frío.
De inmediato sentí un aliento cálido y una respiración profunda sobre mi hombro, desde atrás… desde ningún lugar. Un aroma dulce… dulcísimo, como a madera o a flores o a caramelos de menta o a sangre fresca, no sé, sobrevino de la nada manipulando mis sentidos, seduciéndome, envolviéndome. Ese hálito insondable se transformó en roce y, luego, en rostro melancólico de mirada lánguida. Por alguna razón seguía sin temer. No me resistí. No sé cuánto tiempo pasé perdida en sus ojos intensos como las tinieblas de la noche, pero esa mirada es lo último que recuerdo de mi vida pasada, antes de ser lo que soy ahora… sus pupilas lejanas y agónicas reflejando las mías, sus manos acariciando mis cabellos húmedos y, mientras observaba cada una de sus facciones, podía sentir cómo la respiración se me entrecortaba de a ratos. Se me erizaba la piel, me estremecía. Mis dedos temblorosos dudaron un breve instante antes de buscar la tersura de su pecho, entre los pliegues de su camisa mojada por la lluvia, y lo sintieron frío, pero palpitante, sublime, profano. Creo que él ansiaba esa caricia lasciva. Los sentidos se me paralizaban. Inspiré con fuerza, reteniendo el aire en mis pulmones como para capturar su aroma, el mismo que me estaba aturdiendo. Exhalé en un quejido. La presencia del extraño me endulzaba la boca con una miel cristalina, exótica y tentadora. Sentí, luego, sus brazos rodeándome el talle, su mejilla junto a la mía, un susurro ininteligible en mi oído o en mi mente. Nunca había visto en un hombre una apariencia tan atractiva y triste a la vez, y sensual y cautivante y ardiente, como un hechizo ancestral que se ha perdido en los siglos y, cada tanto, seduce a los incautos. Parecía un ángel, pero no. Recuerdo sus labios tiernos llamándome por mi nombre (quería… necesitaba saborearlos), el deseo me envolvía: el deseo de un beso, sólo un beso… y, luego, ¡y luego!
Y yo, ahora, estoy aquí, en el boulevard, de noche, hambrienta, sedienta de sangre, buscando una presa incauta y con estas marcas que él dejó en mi cuello, recordándome lo que soy ahora, este monstruo eterno en el que me convertí cuando lo acepté a mi lado aquella tarde brumosa de otoño.





Si lo vas a copiar, cita la fuente. Todos los derechos reservados. A publicarse en Ed. 2012 del Tarumá, Fcio. Varela.

4 comentarios

  1. Es hermoso, sabes que me encanta !! no hay nada mas deleitable que leer algo tan profundo y con tanta pasión a la vez ... Sin palabras !!! Sos una gran escritora para mi y es un orgullo conocerte. Suerte.
    Yeya Flores

     
  2. De los seres de la noche los vampiros son mis favoritos =) and i can see you love them too ;)

     
  3. Andreeeeeeeeeee...me encantó.... me atrapó la historia, me gustó tu modo de escribir...los recursos literarios que usás...sinceramente me encantó leerte...Maravillosasssssssssss letrassssssssssssss...Besitos, Gra la boticaria♥

     
  4. Muchísimas gracias. Adoro tus modos. ¡Nos estamos escribiendo!

     

Publicar un comentario

¿Me quieres dejar tu comentario?
Pasa por aquí...

Eldir hijo de Liam

Si te gusto vota por este blog aqui:

sito

Mis novelas.

De joyas y guerreros

Disponible en ebook en www.marcelmaidana.com

Entrevista desde España.

Entrevistas en el Saloncito. La Universal. 23/7/14

Selfies con Eldir y más...

Páginas vistas en total

Google+ Followers

Notas y Entrevistas

Notas y Entrevistas
Para leer y escuchar.

Premios y menciones...

Premios y menciones...
...para este blog.

De Joyas y Guerreros

De Joyas y Guerreros
Preview de la 1º Ed. impresa (agotada), aquí.

Reseña: De Joyas y Guerreros

Pasión por la Literatura Fantástica.

¿Qué es el Fantástico? Bien, lo Fantástico radica en la “vacilación común al lector y al personaje, que deben decidir si lo que perciben proviene o no de la “realidad”, tal como existe para la opinión corriente” (tales las palabras de Tzventan Todorov). La duda, entonces, es lo que define al género… tomar una decisión sobre la naturaleza de los acontecimientos (realidad, sobrenaturalidad) es salirse de sus parámetros y adentrarse en algo, como se dijo, bastante diferente.

¿Qué me inspira? No hay nada específico: un sentimiento, una idea, algo que decir... hasta una apuesta con mis alumnos terminó en una poesía hecha con ellos que a mí me gusta mucho y estaba basada en una imagen... puede ser un paisaje... no sé, ¡un beso! En general, es la necesidad de expresarse que te mueve el alma desde adentro... y crece hasta que explota en mil ideas... Me gusta jugar con las palabras y ver cómo suenan, cómo se modelan, aunque a veces se pongan algo ariscas y me cueste escaparme de las cacofonías con las que se encaprichan: ritmo y cadencia también son parte de la narrativa.

Facebook

Seguir por Email

Buscar en este blog

HESÍODO

HESÍODO
Todos mis libros aquí.