viernes, 1 de noviembre de 2013

Juan Rodó en "Café entre libros". Parte I

La voz más importante del teatro musical argentino.

Con la conducción de Silvina A. Zanetta y la coordinación de Andrea V.Luna y Dolly Grasol,“Café entre libros” es un programa semanal emitido por www.LaUniversalRadio.com que, desde febrero de 2013, tiene como objetivo la promoción cultural desde el ámbito de la Literatura; ayudando, así, a los autores y editoriales, ya sean emergentes o consagrados a promover sus obras y sus ideas. Con una dinámica que busca el contacto cercano con el oyente y los lectores, las entrevistas se organizan según las preguntas y comentarios de quienes se encuentren en línea.


Dueño de una voz potente aunque cadenciosa y de matices sutiles e hipnóticos, es un barítono argentino capaz de cautivar multitudes con su sola presencia en el escenario. Si bien se inició como cantante de ópera, su consagración llegaría de la mano de Drácula, el musical de Pepe Cibrián Campoy y Ángel Mahler interpretando el rol protagónico. Su composición actoral del conde Drácula nos ha brindado una nueva visión del personaje original de Bram Stoker y lo ha transformado en un ser apasionado y seductor que va más allá de lo pautado en el guion y que es capaz de conmover al auditorio hasta las lágrimas. La visión del comportamiento de los espectadores conmueve: gente con la mano en la boca conteniendo el aliento, hombres y mujeres llorar, niños sorprendidos diciendo “quiero cantar así” y todos coincidiendo en la sensación de “la piel de gallina” de la emoción que flota en la atmósfera sobre el auditorio. Sin duda alguna, la pasión por el canto y la actuación se transmiten en el escenario función tras función más allá de cuál sea el ámbito en el que le toque actuar: un gran teatro, un escenario abierto o, incluso, una carpa creada para la ocasión.


Silvina Zanetta: Para nosotros es un placer compartir con vos tanto talento y, en especial, talento puramente argentino. Bienvenido Juan a nuestro programa.
Juan Rodó: Un placer estar hoy acá y muchas gracias por invitarme.
Silvina Zanetta: Como todas las semanas tenemos creado un evento en Facebook y ya te han dejado un montón de comentarios[1]. Uno de ellos es el de Patricia Herrera Santolín (la “condesa” de Varela) dice: Al Conde no tengo más que expresar mi total admiración hacia su persona desde todos los planos: artístico, actoral, vocal y humano ¡Cuántos talentos reunidos en un ser humano! Más de una vez pude manifestarle a Juan la gran emoción que despertaba en mí escucharlo y verlo actuar con tanta pasión y excelencia. Mi pregunta sería: ¿de qué manera se trabaja para que a lo largo de los años, el hermoso personaje que debe interpretar, siga siendo como el primer día? ¡Qué gran don el poder erizar la piel y emocionarnos hasta las lágrimas con su sola presencia! Me encantaría saber de su entrenamiento vocal diario. Sé que en la vida no hay imprescindibles... pero en este caso estoy convencida de que, Juan, ¡vos sí que no tenés reemplazo! Me encantó compartir semejante proyecto contigo y todo el maravilloso elenco. Fue un verdadero honor y privilegio que Dios y la vida me brindó.


Juan Rodó: Es una respuesta un poco difícil porque nace de una convicción, de un entender cómo son los procesos de la vida y de valorizar lo que uno tiene, lo que uno logra: a veces el ser humano no está muy preparado para soportar repeticiones o valorar las cosas que de manera cotidiana. Tendemos a arrutinarnos, a perder la capacidad de sorpresa… y eso tiene que ver más con la persona que con algo técnico; en ese sentido yo aprendí (y eso se aprende sobre la marcha) a entender que esto que yo había logrado con Drácula era un gran regalo. Con el paso de los años empecé a respetar esto que se va haciendo carne en uno, como una cosa casi habitual, y ahí uno empieza a valorizar que esto es algo que no ocurre siempre, que son oportunidades que no ocurren a menudo. Uno se siente especial por la oportunidad no solo de haber sido elegido para hacer el musical sino también por la dicha de hacer el mismo durante veintidós años: y esto no ocurre en el teatro nacional muy a menudo. Con lo cual hay que entender que cuando ocurren oportunidades como esa hay que saberlas valorar día a día, por haber sido elegido como Drácula y merecérselo con cada función. Con lo cual para mí haber hecho las funciones de Florencio Varela, fue una oportunidad nueva, muy linda y fresca porque fue compartir con artistas que estaban haciendo sus primeros pasos en el teatro… por un lado, esa energía linda y por el otro el hecho de vivir un espacio que fue similar al espacio donde yo debuté que fue el Luna Park, esa carpa creada para la ocasión.


Silvina Zanetta: Te ligó emocionalmente a esa sensación que tuviste la primera vez que actuaste.

Juan Rodó: Eso fue para mí novedoso, refrescante y una experiencia muy importante, sobre todo porque hay muchísima gente que no pudo ver Drácula, muchas veces por cuestiones económicas y en este caso lo pudieron hacer porque la entrada era gratuita: esto ayudó a que, por lo menos en Florencio Varela, se hiciese más popular.
Andrea V. Luna: Buenas tardes, Juan. En estos veintidós años, Drácula ha cambiado no solo en la letra y en algunos arreglos musicales sino en tu visión del personaje: para completar un poco la pregunta de Patricia quería, que nos contaras cómo fue evolucionando tu interpretación de Drácula porque, convengamos, no es igual a la de aquella primera temporada con Cecilia Milone y Paola Krum.
Juan Rodó: Por suerte no es lo mismo, porque sería muy aburrido hacer siempre lo mismo sin que haya mutaciones: en la vida siempre hay mutación y hay mucho cambio que tiene que ver con lo evolutivo. Si yo quisiera explicar estos cambios, no sé si los podría explicar muy bien: puedo decir, quizá, que cambié aquella cosa o esta otra, pero hay cosas que tienen que ver con la madurez, con una evolución mía como artista, como persona, las vivencias de uno van cambiando con el correr del tiempo y esto hace que unos sea otro y, al ser otro, hace otras cosas. Por ejemplo, no veo vídeos de Drácula anteriores y, cuando veo los del Luna Park me dan ganas de llorar porque no me gusta lo que hice… pero fue fruto de ese momento: yo ahora no haría eso, haría otras cosas; y yo estoy con esta nueva versión mía de Drácula que tiene que ver con convicciones personales sobre la actuación, sobre la visión de la obra y en dónde radica su potencia. En un primer momento yo era mucho más expresionista en mis movimientos, yo ahora confío más en la economía de movimientos: la fuerza no radica en lo que uno haga mucho con los demás sino en la intensidad y en eso he trabajado.
Andrea V. Luna: ¿Cuánto te permitís innovar o decir: “En esta función le agrego un poquito o en esta otra le saco un poquito” para que no se te haga tan monótono… porque vos a veces hacés las funciones una detrás de la otra. En ese sentido, ¿cuán locos sos capaz de volver a los músicos o al director en ese momento?



Juan Rodó: En general, en lo musical los cambios se van sucediendo de a poco con algunas ideas que mágicamente surgen a veces en las funciones y del entendimiento que tengo con Ángel (Mahler) que me mira o me siente y ya sabe lo que voy a hacer: me mantiene notas larguísimas, presiente cuál es mi fiato[2], piensa cuándo voy a respirar, cuándo voy a necesitar un reposo… y él me acompaña sin decírselo, lo presiente: esa intuición es algo único que tengo con él y cada vez más a través del tiempo. En cuanto a Pepe (Cibrián Campoy), él siempre es muy abierto a los cambios, a las novedades, a las ideas: él mismo a veces se aburre y cambia sus puestas: nunca se mantiene exactamente igual. Yo creo lo mismo: trato de, siempre dentro del lineamiento de la dirección del personaje, recrear y estar abierto a que hay cosas que pueden surgir y que renuevan cada función.


[Espera a leer más de esta entrevista en las próximas entradas. ¡No te lo pierdas!





[1] Por cuestiones de organización, no se transcriben todos los comentarios y las preguntas originadas en ellos llevarán la siguiente aclaración: (Com.).
[2] La capacidad que tiene un cantante de ir dosificando el aire mientras canta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me quieres dejar tu comentario?
Pasa por aquí...